26dic

Cinco errores que debes evitar cuando cierras tu primera ronda de financiación

money-case-163495_1280

Has peleado duro con decenas de inversores en los últimos meses, has encadenado reuniones interminables, duras negociaciones e informes de métricas que presentar y actualizar día a día. Pero por fin lo has conseguido. Enhorabuena: has cerrado tu primera ronda de financiación con éxito para tu startup. Sin embargo, no olvides que conseguir convencer a los inversores para que arriesguen su dinero en tu proyecto no es una etapa final, sino un medio para seguir creciendo. Si cometes alguno de estos cinco errores puede que tu startup deje de crecer. A continuación te contamos cinco malas decisiones que algunos emprendedores toman nada más cerrar la primera ronda de inversión.

Cogerte vacaciones

Seguramente necesites desconectar, descansar y volver con las pilas cargadas tras haber cerrado esa ronda de inversión que tanto necesitabas y que tantos quebraderos de cabeza. ¿Pero de verdad tu primera decisión es tomarte tres semanas de vacaciones?  Si no has descuidado tu negocio durante sus primeros meses de vida, antes de cerrar ronda, ¿qué te hace pensar que puedes descuidarlo una vez que has conseguido financiación? Vete de viaje un fin de semana, desconecta durante 4 ó 5 días o apúntate a clases de yoga. Haz algún plan que te sirva para para despejar la mente. Pero si crees que puedes marcharte dos o tres semanas de vacaciones sin que tu startup se resienta, tienes un problema.

Establecer un horario de trabajo de 9 a 5

Otro error común que puede acelerar el fin de tu startup antes de tiempo tiene que ver precisamente con la manera de organizar el tiempo. A menudo nos encontramos con emprendedores que, una vez cierran su primera ronda de financiación, relajan su horario de trabajo. Pero nunca olvides que en las primeras fases de una startup tu horario de trabajo nunca debe de ser el que más te convenga a ti, sino el que mejor se adapte a los usos que tus clientes hagan de tu producto.

coins-1015125_1280

Ponerte un salario de mercado

No existe ninguna ley que garantice vivienda, comida o transporte gratuito para los emprendedores. Por eso, cuando prepares tu primera ronda de financiación planifica una partida para costearte un salario. Pero un salario que te permita no pasar penurias, no uno que te facilite comprarte un coche de alta gama. Que los CEOs de las empresas de tu sector cobren 3.000 euros al mes no significa que ése tenga que ser tu primer sueldo en tu startup. No establezcas tu salario en función del mercado, sino en función de los recursos que sea capaz de generar tu startup.

No medir qué haces con el dinero

Que hayas conseguido dinero para poder llevar tu startup al siguiente nivel no significa que puedas gastarlo en herramientas, promociones y campañas sin medir cada céntimo. Vigila en qué se va cada euro y cuántos costes fijos tienes mes a mes. Así evitarás que la financiación que has obtenido de tu inversores se evapore antes de tiempo en gastos que poco o nada tenían que ver con lo que habías planificado cuando fuiste a pedirles el dinero.

euro-317928_640

Contratar empleados que no necesitas

A medida que crece tu empresa, también crecen las áreas de trabajo y la dedicación que tienes que darle a cada una de ellas. No eres Supermán. Asúmelo. Así que deberás contratar a colaboradores que te ayuden a gestionar aquellas tareas a las que no puedes llegar. Sin embargo, no caigas en el error de sobredimensionar las necesidades de personal. Si en tu planificación calculas que dentro de seis meses vas a necesitar a 10 personas en el departamento de ventas, contrátalas dentro de seis meses, cuando se cumplan las previsiones. No lo hagas cuando aún no tienes la suficiente carga de trabajo para que se dediquen a ella. Recuerda: tener dinero para poder contratar nuevos colaboradores no significa que tengas que hacerlo a menos que las necesidades de tu startup lo requieran.

Leave a Comment