29nov

Por qué no debes perder el tiempo haciendo un plan de negocio para tu startup

contabilidad

Una de las máximas que se enseñan en las principales escuelas de negocio de todo el mundo es que jamás se debe lanzar una empresa sin tener un plan de negocio, de la misma manera que no se debe iniciar un viaje sin haber planificado antes el itinerario.

Sin embargo, cuando se trata de startups en la mayoría de los casos el plan de negocio se vuelve una herramienta poco práctica. Sigamos con el ejemplo anterior: cuando vamos a hacer un viaje para el que conocemos las fechas de ida y de regreso, los medios de transporte disponibles, las noches que vamos a pasar en el destino, los lugares que merecen la pena visitar o las actividades de ocio disponibles, planificar el viaje ayuda a reducir incertidumbres y tener una organización exitosa.

Con las empresas sucede igual. Si ya sabes cómo se comporta el mercado con tu producto, tienes una serie de métricas previas, conoces a tus clientes, tienes definidos los costes de producción y sabes cuál es tu margen de beneficios, el plan de negocio se convierte en una herramienta de gran ayuda a la hora de planificar la siguiente etapa de tu negocio.

plan de negocio

Esto es aplicable a empresas y proyectos de negocio que ya han validado su encaje producto-mercado, han encontrado un modelo de negocio estable y cuentan con un cierto recorrido en el mercado que les permita hacer predicciones. Porque, en la práctica, el plan de negocio es básicamente un conjunto de predicciones sobre la evolución que esperas que tenga tu empresa en base a una serie de parámetros iniciales que analizas y proyectas en el tiempo.

¿Pero qué sucede con unas startups? Una startup es, por definición, un proyecto que aún ha encontrado el encaje producto-mercado. La incertidumbre es la seña de identidad de las startups. No saben cómo va a comportarse su producto o servicio, aún no han validado su modelo de negocio, están sujetas a oscilaciones que les obliguen a pivotar… En definitiva carecen de parámetros iniciales fiables y contrastados que poder proyectar en un plan de negocio.

Lean Canvas

Por eso el plan de negocio no es el documento más adecuado para guiar los pasos iniciales de una startup en el mercado. Desarrollarlo supone un esfuerzo de tiempo, dedicación y, en no pocas ocasiones, dinero en un escenario de incertidumbre. En este contexto una startup puede encontrar un mejor apoyo en el Lean Canvas. Este sistema de análisis y planificación permite resumir en una única hoja los distintos bloques que debe definir una startups antes del lanzamiento de su negocio al mercado. Además, aporta una mayor flexibilidad y capacidad de adaptación a un escenario de incertidumbre que el plan de negocio.

En Demium Startups siempre comenzamos cada proyecto con nuestros emprendedores formándoles acerca de cómo elaborar un Lean Canvas, ya que consideramos que es la hoja de ruta más fiable con la que iniciar el largo y apasionante viaje que supone lanzar una startup al mercado.

Leave a Comment