Herramientas y Consejos

¿Cómo de mínimo y de viable tiene que ser un MVP?

By 9 enero, 2016 No Comments

Una de las máximas del modelo Lean Startup es que, antes de gastar demasiado tiempo y dinero en construir tu producto, lances una versión mínima de él. Es lo que se denomina «Producto Mínimo Viable» o MVP. Siguiendo esta pauta conseguirás salir antes al mercado sin malgastar recursos y podrás medir qué funciona y qué no antes de desarrollar una versión definitiva de tu modelo de negocio.

Sin embargo, en ocasiones nos encontramos con emprendedores que tienen dudas acerca de cómo de mínimo y cómo de viable debe ser su MVP. Uno de los errores más frecuentes es pensar que un MVP es una versión a escala reducida del producto que se quiere lanzar al mercado o en un área de acción más limitado.

Lean Canvas

Pongamos como ejemplo un marketplace de compraventa de ropa de segunda mano entre particulares. Seguramente el equipo fundador del proyecto haya definido cómo le gustaría que fuera su página web o app móvil, especificando todas las funcionalidades que debería tener su producto y lo que lo hacen distinto a los modelos de la competencia. Y puede que, una vez definidas estas funciones, estén pensando en lanzar primero la web para un área geográfica determinada o un público concreto como MVP. «Lo lanzamos primero en nuestra comunidad y, si vemos que funciona, le metemos caña para hacer una segunda versión más potente que cubra todo el mercado nacional». ¿Es un buen ejemplo de cómo planificar el lanzamiento de un MVP?

La respuesta es NO. Un Producto Mínimo Viable no es una versión pequeña del producto final. El concepto de «mínimo» significa que debe contener las funcionalidades más básicas para validar que el modelo de negocio tiene sentido. Siguiendo el ejemplo del marketplace de compraventa de ropa de segunda mano, estas funciones mínimas serían que los usuarios puedan subir anuncios de sus prendas y que puedan comprarlas desde la web o la app. Por tanto, un correcto MVP estaría centrado en estos dos procesos. Eso sería lo «mínimo».

code-1076536_640

¿Y qué hay de lo «viable»? Otro error frecuente es considerar que este concepto debe ser sinónimo de rentable. Pero un MVP no es un producto que esté relacionado con la rentabilidad, sino con la funcionalidad. Rescatemos el ejemplo de nuestro marketplace de ropa: el Producto Mínimo Viable no sería aquel con el que empezaríamos a ganar dinero, sino el que nos permitiera medir si nuestra idea es viable o no. Es decir, si hay gente dispuesta a poner a la venta su ropa usada en la plataforma y si hay gente dispuesta a comprarla desde ahí.

Otro concepto que no se debe olvidar es que la principal característica de un Producto Mínimo Viable es que sea funcional. De lo que se trata es de medir si el concepto de negocio funciona o no con los recursos más rápidos y baratos posibles. En ocasiones un wordpress simple o un landing page con dos botones pueden ser más que suficientes. El aspecto estético es totalmente secundario. Como dice Reid Hoffman, fundador de LinkedIn: «Si la primera versión de tu producto no te da vergüenza, es que perdiste demasiado tiempo en lanzarlo».

¿Quieres ejemplos? Echa un vistazo a cómo eran las primeras versiones de algunas de las compañías de Internet de referencia.

Apple en 1996

Así era la primera versión de la página web de Apple.

Hoy es el ecommerce de referencia a nivel mundial, pero la primera versión de Amazon lucía así.

Hoy es el ecommerce de referencia a nivel mundial, pero la primera versión de Amazon lucía así.

Así era la primera versión de Facebook. No tenía las funciones de hoy, pero permitía subir contenidos de forma precaria y ver lo que posteaban tus compañeros de universidad.

Así era la primera versión de Facebook. No tenía las funciones de hoy, pero permitía subir contenidos de forma precaria y ver lo que posteaban tus compañeros de universidad.

Leave a Reply