Herramientas y Consejos

¿Cómo deben ser las vacaciones en una startup?

By 7 agosto, 2016 No Comments

Es pleno mes de agosto. Unos están de vacaciones, otros ya han regresado de ellas, algunos más esperan a cogerlas cuando pase el verano y un último grupo duda de si puede o no puede marcharse de vacaciones. Nos referimos en este último caso a los emprendedores y fundadores de startups recientes.

Es una situación que observamos cada verano entre las startups que forman parte del ecosistema de Demium, especialmente aquéllas con menos de un año de recorrido en el mercado. ¿Cuántos días debería cogerse el fundador de una startup de vacaciones? Hay quien dice que para un emprendedor no hay vacaciones, que su implicación en un proyecto no debe ser full time, sino full life, y que por ello cada día que pasa sin trabajar en su startup es un día perdido.

Ciertamente gestionar una startup no es un trabajo corriente y requiere de un implicación que va más allá de las 40 horas semanales de la jornada laboral convencional. Sin embargo, aquéllo de que un emprendedor no debe cogerse vacaciones si quiere que su startup tenga éxito tiene más de mito que de realidad. Una startup «no es un sprint, sino una carrera de fondo que durará ente 8 y 10 años si tienes suerte». Y en esa carrera los tiempos de descanso son fundamentales para descargar tensiones, recargar las pilas y refrescar la mente.

vacaciones

Por tanto, tomarse unos días de vacaciones siendo fundador de una startup no sólo es necesario, sino que además es un síntoma de una estructura de gestión adecuada. Un emprendedor que crea que no debe irse de vacaciones porque su startup se resentirá en su ausencia es un emprendedor que no es capaz de delegar ni de construir un modelo de gestión en el que las funciones estén repartidas. Las vacaciones de un socio fundador no deben entenderse como ausencia de actividad en la startup. Y si lo es, seguramente haya algo que falle en la estructura de la startup.

Ahora bien, ¿de cuántas vacaciones estamos hablando? En Demium recomendamos a nuestros emprendedores que en los primeros 2 años de actividad de la startup no se marchen más de 15 días. Y es que en estas primeras fases de vida en el mercado las startups están sujetas a cambios, vaivenes y dinámicas mucho más rápidas que una vez se hayan asentado en su sector.

Algunos emprendedores se toman dos semanas de vacaciones, otros lo limitan a una, otros prefieren alternar días sueltos… Pero en cualquier caso descansar, desconectar y aparcar el trabajo duro por unos días de ocio es tan importante como ser consciente de que, a la vuelta, las maratonianas jornadas de 1o y 12 horas en la oficina también regresarán.

Leave a Reply