EmprendedoresHerramientas y Consejos

¡Socorro, la competencia está copiando mi startup!

By 9 marzo, 2016 No Comments

El día a día de una startup es como una montaña rusa donde unas veces los socios fundadores se sienten en lo más alto y, en otras ocasiones, tienen la sensación de caer estrepitosamente hacia el abismo. Uno de los momentos más comunes en los que se siente que la startup va a caer en el abismo sucede cuando, a los pocos meses, semanas, días o incluso antes de lanzar tu producto al mercado, descubres que un competidor ha hecho exactamente lo mismo.

«¡Hay unos tipos que nos están copiando!» «¡Nos acaba de salir un competidor que hace lo mismo que nosotros!» «¡Un fondo de inversión acaba de meter dinero en una startup idéntica a la nuestra!»

Éstas son algunas de las frases que escuchamos en Demium cuando una de nuestras startups descubre que le acaba de salir competencia en su mismo sector, con su mismo modelo de negocio pero, además, con un músculo financiero y mediático más fuerte detrás. Es ahí cuando saltan las alarmas y los emprendedores se asoman al abismo.

«¡Tienen más dinero que nosotros!» «¡Van a poder crecer más rápido y liderar antes el mercado!» «¡Están hablando de ellos en los medios de comunicación!»

work-management-907669_640

El verdadero riesgo de esta situación no es tanto el hecho de que te copien como la posibilidad de perder el foco. Tener un competidor nuevo en la partida jugando con tus mismas reglas puede llevar a tu startup a preocuparse más de ese nuevo jugador que de sí misma. Y cuando comienzas a poner el foco en lo que hacen otros, dejas de ponerlo en lo que tú haces.

Entonces decides que hay que cambiar el diseño de tu web sencillamente «porque el otro lo tiene distinto». Planteas variar tu modelo de negocio «porque el otro aplica un margen diferente». Y el foco de tu startup pasa a ser batallar contra el otro en lugar de construir un producto propio.

entrepreneur-593372_640

Que otros más fuertes, más guapos y con más caché que tú te copien no significa nada más ni nada menos que tu idea de negocio tiene sentido y es atractiva. Si te preocupas por factores externos que no dependen de ti, la posibilidad de terminar cayendo en ese abismo es mayor que si pones el foco en construir un producto mejor, centrándote en tu mercado, en tus usuarios y clientes, en tus métricas y en lo que realmente depende de ti.

Siempre es más sencillo mejorar el producto que tú estás construyendo que obsesionarte por empeorar el que están desarrollando otros. Tanto si te copian como si no, recuerda que la principal clave de éxito de una startup es proporcionarle a tus clientes la solución que mejor resuelva sus problemas… Y que además te permita ganar dinero. Lo que verdaderamente importa no es qué idea se lleva al mercado, sino cómo se ejecuta.

Leave a Reply