Equipo Demium

De corporate a startup

By 12 enero, 2019 No Comments

Hay una entrevista muy famosa al fundador de Alibaba, Jack Ma. Éste aconseja a los jóvenes dedicarse a estudiar antes de los 20.

Entre los 20 y los 30, aconseja trabajar en una pequeña empresa, donde puedas seguir a un buen jefe, aprender de todo un poco y dedicarle pasión. Entre los 30 y los 40 te recomienda trabajar para ti mismo. Si realmente quieres ser un emprendedor.

En la cuarentena, debes dedicarte a aquello en lo que te has especializado, en lo que eres realmente bueno. Para que, a partir de los 50 dedicarte a trabajar para los jóvenes, transmitiendo toda tu experiencia.

Por suerte o por desgracia, estoy haciendo el camino al revés. Antes de graduarme en la universidad encontré un trabajo a tiempo parcial en una multinacional del retail.

Tuve muchísima suerte porque la cultura de empresa se basaba en la responsabilidad individual, en empoderar a cada «colaborador». Durante más de 10 años pude desarrollarme, personal y profesionalmente. Desde vendedor de tienda, hasta ser Director Comercial nacional, pasando por la dirección de varias tiendas por toda España.

Hoy, echando la vista atrás, veo que tuve la «libertad» de liderar unidades de negocio, grandes equipos y gestionar abultadas cuentas de resultados. Libertad, pero también la protección de saber que el dinero con el que trabajabas no era tuyo, y que pasara lo que pasara, tu nómina estaba asegurada siempre que no lo hicieras tan mal como para ser despedido.

Las ventajas son claras. Si pierdes, el riesgo está super controlado. Lo peor que puede pasarte es que te despidan, algo que se arregla con otro trabajo. Pero igual que las pérdidas están controladas, también lo están las ganancias.

Casi 15 años después de iniciar mi andadura en el corporate, sé que entregué los mejores años de mi vida en cuanto a pasión, entrega y capacidad de sacrificio, y todo, por un módico precio. Tu no pierdes, pero tampoco ganas.

Hoy, aunque no emprendiendo, estoy muy cerca de los emprendedores y estoy participando en el crecimiento de una startup. Estoy volcando en Demium todo lo que aprendí pero, sobretodo, mi capacidad para seguir aprendiendo. Y quizá, con la energía del que se sabe joven, podría haber generado mucho más valor en mi veintena, tanto para la empresa como para mí.

Y ahí, para mí, radica una de las reflexiones más interesantes en el debate corporate/startup. ¿Confío tanto en mis capacidad como para intentar maximixar la inversión de mi trabajo?

Otro día os cuento más sobre las diferencias de trabajar en un corporate o hacerlo en una startup.

Leave a Reply