Emprendedores

Julio Ribes: De emprendedor a emprendedor

By 15 agosto, 2018 No Comments

Tras 8 años de experiencia en el sector automoción y haber vivido en Inglaterra y Alemania, Julio Ribes lidera junto con sus socios Blas y Pablo, Swipcar; la startup dispuesta a liderar el cambio de movilidad proponiendo una plataforma de renting de coches por meses.

En su juventud, Julio ha cofundado junto con su familia varios negocios aunque sin tener un papel principal. Es ahora cuando ha cogido las riendas de su startup, liderando un equipo senior, demostrando tracción y consiguiendo un crecimiento estable.

¿Quieres conocerle mejor? No te pierdas ningún detalle y acompáñanos en esta entrevista.

¿Que persona te inspira?

Me fijo mucho en la gente que tengo alrededor. Como a muchos, me inspiran mis padres; esfuerzo, sentido común y ayuda constante al de al lado, además mi abuelo fue un gran emprendedor, montó una empresa de muebles donde trabajaban más de 100 personas y siempre lo tuve como referencia. Al final pienso que lo importante es identificar cosas buenas que te gustan de la gente y copiar!

¿A qué te dedicabas antes de decidir emprender?

Trabajaba en una empresa de automoción, una multinacional. Es muy diferente a una startup pero aprendí tantas cosas que siempre he pensado que sin haber pasado por ahí quizás no podría tener una perspectiva tan amplia del sector y mucho menos del trabajo en equipo.

¿Cómo y cuándo surgió la idea de construir tu propia empresa?

Un día volvía a casa de trabajar y lloré, me sentía triste y me dí cuenta que había perdido el poder de diseñar mi vida, que no disfrutaba con mi trabajo y que me gustaría hacer las cosas de otra manera a la que había vivido, no me dejé pensar mucho más, al día siguiente dije que me iba. Me había estado engañando a mí mismo durante mucho tiempo.

¿Qué te llamó la atención de Demium y por qué decidiste emprender aquí?

En mi caso, vine aquí casi huyendo. Vienes porque buscas un cambio y encuentras una startup que sabe cómo motivarte y hacerte sentir de la familia.
Demium ha sabido conservar la magia que se vive en el AllStartup para poder marcar la diferencia respecto a la moda de aceleradoras, incubadoras, coaches y mentores.

Además, para mi fue algo sorprendente ver a las startups trabajar, el ecosistema me cautivó desde el primer momento.

¿Por qué Swipcar?

Mi experiencia en el sector de la automoción me ha permitido tener una perspectiva amplia del sector y así poder entender cómo funciona. Detectamos una oportunidad de mercado y hemos trabajado duro para validarla, conseguir tracción y ventas. En Swipcar nos hemos especializado en renting porque creemos en una forma de tener coche sin complicaciones y que se adapta a ti. La compra, con su correspondiente endeudamiento y la preocupación por renovar el seguro, cambiar los neumáticos o vender el coche cuando ya no lo necesitas ha dejado paso a la nueva forma de tener coche.

Ahora, empezar a disfrutar de un coche, es otra cosa. Con Swipcar, es tan fácil como elegirlo, reservarlo y esperar a que te lo entreguemos en casa o recogerlo en el concesionario más cercano. ¿A qué esperas para echarle un vistazo? 😉

¿Qué crees que impulsa a un emprendedor?

A mi me impulsa el levantarme con ganas de tener un impacto en el mundo, el poder decidir, acertando y equivocándome, de trabajar para mi y no para otro y de vivir con intensidad cada hito del proyecto.

¿Qué fue lo que más te costó al iniciar tu proyecto de emprendimiento?

Creer que se puede llamar a proveedores y preguntarles por sus problemas, entrevistar a posibles usuarios, salir a la calle sin nada, tan solo a contar una idea que no es nada más que eso en un inicio. Te desnudas como profesional y de repente no eres nadie, ni manager, ni CEO, ni nada, solo tienes una idea 😉 y el mercado, los proveedores y los críticos están listos para derribarte.

Cuéntanos alguna satisfacción que hayas vivido en tu camino como emprendedor.

La primera venta! Es un subidón, recuerdo la botella de champán que sobró de un AllStartup, abrir la nevera y decir que el primero que venda la abre, eso durante varios días, incluso semanas, hasta que llegó el momento.

¿Cuál ha sido tu peor momento como emprendedor?

Uff.. lo vivo cada mes! abro mi cuenta bancaria personal y pienso “¡A ver cómo lo pago todo este mes!”.

Dentro de la empresa te diría que los primeros rechazos del mercado o de los proveedores son duros porque te hacen desconfiar de qué estás haciendo algo de valor.

¿Cómo lo superaste?

Lo que hago ahora cada vez que llega un golpe es cambiar el comportamiento habitual. Una cafetería o a la playa de buena mañana, libreta en blanco, boli y a buscar alternativas al problema. Normalmente en 24 o 48h tenemos varias soluciones.

Pablo y Blas, mis socios vienen de experiencias donde había más espacio para la creación, el trabajo en remoto y me están contagiando. Hemos pensado incluso en que todos podamos trabajar de vez en cuando fuera de la oficina para ser capaces de pensar fuera del dia a dia y las tareas diarias, ya veremos…

¿Qué es el éxito para ti, y cuál es tu visión de tu emprendimiento en cinco años?

Suena a tópico, pero para mi es sonreír, es estar seguro de ti mismo, es ser feliz para transmitirle eso a los demás, contagiar lo bueno, dormir sabiendo que te esfuerzas por mejorarle la vida a las personas.

En cinco años me gustaría que Swipcar fuese rentable y empezar otro proyecto. Me gustaría hacerme bueno en crear negocios desde cero, además espero que el ecosistema cambie, que se facilite muchísimo más la creación de empresas, que alguien entienda que las reglas no pueden ser las mismas para los grandes con millones de presupuestos que para quienes crean algo desde cero, que acabe el proteccionismo a ciertos sectores y además espero que las generaciones prefieran liderar los cambios necesarios.

¿Qué error consideras que debe evitar un emprendedor?

Como siempre, creerse su propia historia, pensar que la sociedad necesita algo sin que te lo haya demostrado con una compra, anteponer tu preocupación personal a la del mercado.

¿Cuál crees que es la clave para tener éxito como emprendedor?

Obviamente habría muchas pero dos por encima; ser autocrítico y saber formar un equipo multidisciplinar y complementario.

Cuando necesitas un guía o consejo, ¿dónde lo buscas?

Para los temas más importantes, que suelen ser decisiones personales hablo con mi novia o con mi familia, ya que al final es con quiénes comparto valores, así me los recuerdan y sobretodo me dan fuerzas para seguir y me transmiten la positividad que necesito. A nivel profesional, confío mucho en mis socios, en Demium, y en otros compañeros de otras startups. Al estar todos en el mismo ecosistema fomentamos mucho las sinergias. Es fácil que me levante sin pedir cita en el calendario para pedir ayuda :).

Si volvieras a comenzar, ¿cambiarías algo en tu experiencia como emprendedor?

Quizás todo ha tenido que ir pasando así para llegar, pero sería más reactivo ante la opinión del cliente, escucharía más el mercado y dejaría de escuchar tanto mi opinión, así hubiéramos llegado un poco antes a esta fase. Esto hoy lo resumo rápido, cuando alguien nos pregunta digo que una landing page se hace en dos días, pones tu teléfono personal y te gastas 200 euros en los ads que más te gusten, puede que te equivoques de canal pero al menos un lead…

Cuando se comenta que no quedan muchas ideas por hacer me doy cuenta que uno no ha escuchado al mercado, casi todos los sectores que conocemos sufrirán cambios de modelos de negocio debido a la transformación digital en los próximos años. Por tanto se trata de entender qué cambio vendrá y aprovecharlo.

¿Qué consejo le das a aquellas personas que quieren emprender?

Lo primero es que emprender no es para todo el mundo. Emprender no es un juego y lanzar una startup es muy duro.
Hay que ser muy fuerte emocionalmente para aguantar una montaña rusa en la que un día estás en todo lo alto y te crees el rey del mundo y, al día siguiente, piensas que está todo perdido.
En segundo lugar, es muy importante elegir bien a tus socios, a las personas que te van a acompañar en este viaje. Es importante que te aporten valor, no solo a nivel económico, que te presten el asesoramiento, la metodología y un equipo de trabajo adecuados.

Eso si, si tu sueño es emprender no renuncies a él. Lo que tengo claro es que es una experiencia que repetiría y que ya ha valido la pena.

¡Si quieres ser parte de mi sueño, te animo a pasar por swipcar y seleccionar un coche para las vacaciones, para todo el año o para lo que necesites!

Leave a Reply